¡Qué ingrato somos!


¡Qué ingrato somos!

Aquel hombre llevaba 38 años esperando un milagro a la orilla del estanque Betesda. Jesús pasó por allí y conociendo su situación, lo sana, instantáneamente y gratuitamente. Luego lo encuentra nuevamente y le da este mensaje: "Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te venga alguna cosa peor".Luego el ingrato va y denuncia a Jesús, con los principales sacerdotes. Interesante es notar que Jesús le advierte, mira tú sanidad es un hecho; debes cuidarte del pecado y ser fiel a Dios, para que no te vengan males mayores. Bien sabia Jesús, que el muy ingrato, iría inmediatamente a denunciarle con las autoridades. Justo esto es lo que nuestro Señor ha hecho contigo y conmigo. Nos ha tomado, sin importar nuestras muchas faltas y pecados, nos ha lavado con su sangre, nos ha restaurado y puesto en posición de sanidad, privilegio, autoridad y honra. Y todo por gracia, puro amor y misericordia. ¡Qué ingrato somos, cuando nos olvidamos de sus privilegios y bondades, divagamos en nuestros pensamientos, le cuestionamos y consideramos volvernos atrás! ¿Será que se pasará por alto nuestra ingratitud infiel? ¿No será más bien, que nuestra actitud, atraerá sobre nosotros males mayores?

#ingrato

Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.

© 2021 Ministry Little David. INC Derechos Reservados.

Oficina: 240-215-4344

Walkersville, MD, Estados Unidos